Por qué los adultos necesitan vacunas

Las vacunas previenen enfermedades peligrosas o mortales que pueden propagarse fácilmente de una persona a otra. Las vacunas no son sólo para los niños.

Y las siguientes son las razones:
  • Muchos adultos nunca se vacunaron de niños con las nuevas vacunas disponibles hoy en día.
  • Los virus y las bacterias que causan muchas de las enfermedades siguen siendo una amenaza hoy en día.
  • Hoy en día, al viajar por todo el mundo la gente puede contagiarse de enfermedades y traerlas a casa.
  • La protección que se obtiene de las vacunas infantiles puede disminuir con el tiempo.
  • Alguna gente, como los adultos mayores, los niños sin vacunar, la gente que tiene enfermedades crónicas y aquellos cuyo sistema inmunológico está debilitado, es particularmente vulnerable a enfermedades prevenibles con vacunas.
  • ¿Que pasaría si suspendiéramos las campañas de vacunación? Lee las razones por qué son necesarias las vacunas y es necesario que todo mundo se vacuna para mantenernos sanos y saludables. http://www.cdc.gov/
    spanish/inmunizacion/importancia.html
HAZ LAS VACUNAS PARTE DE UNA VIDA SANA

Las vacunas no son sólo para los niños. Ya sea que seas un adulto joven, un adulto de mediana edad o una persona de la tercera edad, necesitas vacunas para estar sano.

Cada año más de 50,000 personas en los EE. UU. mueren de enfermedades prevenibles con vacunas. Esta cifra es mayor que la de la gente que muere de VIH/SIDA, cáncer de seno y accidentes de tráfico combinados.

Tal como sucede con las revisiones médicas anuales, las vacunas son una de las primeras en una serie de medidas que te ayudan a estar sano. Y de no tomarlas, corres riesgo de tener una grave enfermedad y sufrir a largo plazo, ¡cosa que puede prevenirse fácilmente! Además, cuando te enfermas, puedes propagar la enfermedad a tus hijos, nietos, padres, amigos y el resto de la comunidad.

Qué vacunas necesitas depende de muchos factores, como la edad, el estilo de vida, las enfermedades de alto riesgo, el tipo de viajes que haces y el lugar a donde viajas y las vacunas que ya pudiste haberte puesto. Pregúntale a tu proveedor de salud o a tu doctor familiar sobre todas las vacunas que pudieras necesitar.